lunes, 13 de febrero de 2012

¿Qué hace tu cuerpo con el mío?





Llegaste dormido en la arena de mi playa,

razón y palabras: Dios se equivocó de nuevo,

amor y miradas: ¿será acaso que eres mío?


Quise olvidar al despertarte,

pero tus labios no perdonan ni el más mínimo suspiro,

ni ahonda la verdad si quiera entre esos brazos que se aferran


Quise huir de aquella Inglaterra a
refugiarme en la mañana de un bosque,

iniciar de principio ese camino,

recorrer el cuerpo de la vida futura,

rehacer salvaje el erotismo al no poder descubrirlo con palabras


Qué hacen las horas conmigo,

la edad nunca vuelve, dicen, ni el mismo Zeus

podría con ese amor tuyo enamorarme,

ni con esa piel nívea,

ni con esas púrpuras mejillas


Qué hace tu cuerpo con el mío,

símbolo inherente a la abyección moderna,

más aún, a un amor que ya ni el amor mueve,

pero es la costumbre el miedo que nos reviste.


Qué hace tu cuerpo con el mío,

cuando tu corazón ha perdido su voz en el vacío.


César Eduardo Mendoza
El ser y el otro en el espejo

lunes, 6 de febrero de 2012



Cuando tocas fondo te das cuenta de lo poco que has ganado, después de haberlo entregado todo.




Brenda Amézcua.

domingo, 22 de enero de 2012

Esperanza




Es la esperanza esa cosa con plumas que se posa en el alma,


y sin palabras su canción entona y nunca se calla,


y más dulce se escucha en el vendaval;


y poderosa ha de ser la tormentaque pueda abatir


al pequeño pajaritoque a tantos abrigó.




Lo he escuchado las tierras más frías,


y en los mares más extraños;


mas nunca en la penuriame pidió una migaja.



Emily Dickinson.

Mi amada inmortal




Mi ángel, mi todo, mi ser mismo. Hoy sólo unas palabras y escribo con lápiz [el tuyo]. Sólo mañana determinaré definitivamente mi alojamiento, qué inútil pérdida de tiempo.


Por qué este dolor tan profundo cuando se impone la necesidad, acaso nuestro amor puede perdurar como no sea a través del sacrificio, de modo que cada uno no lo exija del otro; acaso puedes modificar el hecho de que no eres totalmente mía, y yo no soy totalmente tuyo.


¡Oh, Dios mío, contempla las bellezas de la naturaleza y reconforta tu corazón con lo que debe ser! El amor lo exige todo y es muy justo que así sea, esa es mi actitud hacia ti y la tuya hacia mi. Pero tú olvidas muy fácilmente que debo vivir para mí y para ti; si estuviéramos totalmente unidos sentirías el dolor tan poco como yo.Mi viaje fue terrible; llegué aquí a las cuatro de la mañana de ayer.


Como no tenía caballos, el cochero eligió otra ruta, pero qué espantosa; en la penúltima posta me advirtieron que no viajase de noche. Intentaron atemorizarme con la perspectiva del bosque, pero eso acentuó todavía más mi ansiedad, y me equivoqué. Y en efecto, la diligencia se atascó en el maldito camino, un camino que era un océano de lodo. Si no hubiese contado con estos postillones no habría podido salir de ahí. Esterházy, que viajaba por el camino normal, corrió la misma suerte que yo, pese que tenía ocho caballos en lugar de cuatro.


De todos modos, el episodio me agradó un tanto, como es siempre el caso cuando supero con éxito las dificultades.Y ahora pasemos rápidamente de las cosas exteriores a las interiores. Seguramente nos veremos pronto; más aún, hoy no puedo compartir contigo los pensamientos que tuve los últimos días en relación con mi propia vida. Si nuestros corazones estuviesen siempre unidos, no concebiría tales pensamientos.


Mi corazón desborda con tantas cosas que necesito decirte. ¡Ah! Hay momentos en que siento que el lenguaje de nada sirve.


Anímate, continúa siendo mi auténtico y único tesoro, mi todo, como yo lo soy tuyo. Los dioses deben deparamos lo que merecemos.




Tu fiel Ludwig


Beethoven

Cartas de amor

Fragmento

miércoles, 11 de enero de 2012

Malvada



Tu sufrimiento y tus fracasos alimentan mi alegría.